25 de marzo de 2017

La persecución del Lobo en el País Vasco

Hace 6 años escribí la entrada "La persecución del Lobo en Sierra Sálvada" en este blog. Recientemente la editorial Tundra publicó el libro "Encuentros con Lobos", en el que, tras la invitación de Víctor J. Hernández, participamos 38 naturalistas e investigadores, relatando las vivencias personales de campo, yo con el capítulo "Soñando con un futuro mejor para los lobos". En esta ocasión empleo los datos oficiales que dejan en evidencia la persecución del lobo en el País Vasco, pero que no acaban de explicar su casi total desaparición. Las razones de su persecución son de todos conocidas: los ataques al ganado.
Cadáver comido de una oveja tras un ataque de lobo en el País Vasco. A menudo solo se comen parte de los órganos internos (corazón, pulmones, hígado) tras abrir la cavidad torácica y comerse el esternón y parte de las costillas.
Cadáver de una oveja muerta por el lobo durante un ataque que afectó a varias ovejas y un carnero. Se aprecia una gran hemorragia en el cuello provocada por la mordedura de un lobo.
Oveja herida en el cuello por los colmillos de un lobo. La mayoría de estos animales acaban muriendo como consecuencia de estas heridas que provocan graves daños internos, que quedan en evidencia por la hemorragia nasal.
Potro herido en la pata trasera por la mordedura de un lobo. También es habitual que heridas abiertas como esta acaben provocando la muerte de los animales que las sufren.
Ternero herido en una pata trasera tras un ataque de lobo. En casos como este y el anterior, queda en evidencia que la defensa de las crías por parte de sus madres ha permitido mantenerlas con vida durante el ataque de lobo. 
Ataques de lobo y número de animales muertos en ellos en Álava en el período 2000-2015. El número de animales muertos en Álava tiene una clara relación con el número de manadas de lobo establecidas en Álava y en los territorios limítrofes de Burgos. El número de ataques de lobo, en cambio, no tiene una relación clara con el número de manadas. Se sabe que las manadas de lobos depredan en mayor proporción sobre los ungulados silvestres (corzo, ciervo, jabalí) que los lobos solitarios. Sin embargo, los ataques que afectan a numerosas cabezas de ovino suelen implicar a varios ejemplares de una misma manada.
Tras un período sin lobos en el País Vasco de unos 30 años entre las décadas de 1960 y 1990, varias manadas de lobo se establecieron hacia el año 1991 en el País Vasco y las zonas limítrofes de Burgos y Cantabria. Las guaridas de cría y los centros de reunión de varias manadas se han encontrado habitualmente en territorio de Burgos (Monte Santiago, Puerto de Angulo). En el período entre 2004 y 2009 hubo 3 o 4 manadas en este territorio. Cada manada consta de un número medio 5 lobos en España, por lo que hubo 15-20 lobos en manada, más un número indeterminado de ejemplares solitarios. El número medio de cachorros por manada y año es de 5, lo que en una situación óptima, significaría que la población podría duplicarse anualmente. Por ello, cabe pensar que ni cazando 10-15 ejemplares de lobo anualmente se hubiera llegado a la situación actual del lobo en este territorio. En el siguiente gráfico, queda en evidencia que en ningún año el número de lobos muertos llegó a ese número. Según el "Censo de Lobo (Canis lupus) en la Comunidad Autónoma del País Vasco", en el año 2014 solo quedaba una manada de lobo en el País Vasco y territorios limítrofes, que según varios indicios llegó a reproducirse en Bizkaia, lo que no se registraba desde el año 2007. Sin embargo, eso no fue excusa para conservar la única manada del País Vasco y sus territorios limítrofes y en enero de 2016 mataron tres ejemplares, aunque hay testimonios de personas que aseguran que en el primer trimestre de 2016 se mataron hasta un total de siete. 
En esta gráfica se expresa la evolución interanual de los 62 lobos muertos registrados en las 18 temporadas del período 1987-2005. Cada temporada abarca el año transcurrido entre el 1 de abril y el 31 de marzo del año siguiente. La tasa anual de mortalidad registrada en la comunidad autónoma del País Vasco fue de 3,44 lobos muertos por año, un tercio de ellos en Bizkaia y el resto en Álava. La tasa anual registrada no explica el declive de la población lobera del País Vasco y territorios limítrofes. Queda en evidencia que el lobo ha sufrido una mortalidad adicional no registrada.
El censo de las manadas no es tarea sencilla, pero mucho más difícil es la detección de los lobos solitarios. Cuando se producen daños al ganado que las instituciones indemnizan, es habitual que si el ataque parece de lobo, se acabe por darlo como ataque de lobo. Esos ataques son a menudo la única manera de detectar los lobos solitarios, aunque en ocasiones, finalmente, han resultado ser perros que mataban y comían ganado de una manera compatible con un ataque de lobo.
Comarcas de la mitad oeste del territorio de Álava.
Batidas al lobo realizadas legalmente en Álava en el período 1995-2009.
Batidas al lobo realizadas en Álava y lobos cazados en ellas en el período 1995-2009.
Repartición comarcal de los 45-50 lobos muertos en batidas legales en Álava durante el período 1987-2010.
Lobo cautivo.
Comarcas loberas en el extremo oriental de la Cordillera Cantábrica: Bizkaia (Montes de Ordunte y Trasmosomos), Álava (Cantábrica, Valdegobía, Gorbea, Gibijo/Arkamo, Badaya/Arrato y Añana/Riberas), Burgos (Valle de Mena/Montija y Valle de Losa/Berberana) y Cantabria (Valle de Soba/Ramales de la Victoria y Valle de Villaverde).
Repartición comarcal de los 136-141 lobos muertos en el País Vasco y las comarcas colindantes de Burgos y Cantabria durante el período 1987-2005. Aquí no se incluye el lobo cazado el 18 de abril de 2003 en un batida legal dentro del lado vizcaíno del Parque Natural de Gorbeia. Con posterioridad a este período, los ejemplares de la manada de Monte Santiago (Burgos), causantes de los ataques de la sierra de Gibijo y parte de los de Sierra Sálvada y el Valle de Losa, fueron perseguidos hasta su total exterminio. Según el testimonio de un pastor, hacia el año 2007 dieron muerte a 4 lobos en el centro de reunión de la manada. Desde entonces, solo quedó la manada del Puerto de Angulo. En la temporada de caza 2009-2010 se abatieron 2 ejemplares legales en el Valle de Losa/Berberana: un cachorro en Quincoces y un macho de 41 kilos el 25 de diciembre en Múrita, además de un ejemplar abatido ilegalmente en Villalba de Losa. En la temporada de caza 2010-2011, se hirió de muerte (restos de vísceras) a un lobo ilegalmente el 17 de octubre de 2010 (aún no se habían repartido los precintos) en la primera batida de jabalí celebrada en Quincoces, y el 11 de diciembre de 2010 cazaron la hembra reproductora de la manada del Puerto de Angulo. En las temporadas de caza de 2011-2012 y 2012-2013 no se cazó ningún lobo legalmente en los territorios limítrofes de Burgos. En la temporada de caza 2013-2014 apareció un lobo en muy mal estado en un tubo de una acequia cerca de Medina de Pomar, que fue sacrificado. En la de 2014-2015 se cazó un macho de nuevo en Múrita. Ninguno en 2015-2016 ni en 2016-2017.
Excrementos de un lobo silvestre con abundante pelo de un ciervo que cazaron.
De los 141 lobos muertos en el período 1987-2005 en el País Vasco y territorios limítrofes de Burgos y Cantabria, 127 lo fueron por disparo y el resto por otras causas.
Huella de la pata trasera de un lobo silvestre. Los rastros de huellas, sobre todo cuando el suelo se encuentra cubierto por la nieve, permiten la detección de las manadas y los lobos solitarios, aunque siempre cabe la posibilidad de confundirlas con las de perro. Lo mismo sucede con los excrementos, que solo mediante un análisis genético se puede saber con certeza si son de lobo o no, como dejaron en evidencia los autores de "El Lobo (Canis lupus L. 1758) en la Comunidad Autónoma del País Vasco. Uso del ADN fecal para el seguimiento de sus poblaciones".
Causas de las muertes de 63 lobos en el País Vasco en el período 1987-2005. En las estadísticas no se incluyen, como decimos, todos los lobos cazados ilegalmente. Entre ellos, una  hembra joven cazada el 28 de enero de 2005 en la zona de Gibijo (Álava). Entre los lobos muertos por atropello, una hembra de dos años el 22 de enero de 2004 en la N-622, en Murgia, municipio de Zuia (Álava), un macho adulto de 36,8 kilos el 29 de septiembre del mismo año en la misma carretera, en Zaitegi, municipio de Zigoitia (Álava), y otro macho adulto en la autopista, cerca del peaje de Altube, municipio de Zuia (Álava).
Causas de las muertes de 78 lobos en Burgos y Cantabria, en zonas colindantes con el País Vasco en el período 1987-2005. Entre los lobos muertos por atropello dos ejemplares en el altiplano del Puerto de Angulo hacia el año 1995 o 1996.

21 de marzo de 2017

Narcissus pseudonarcissus subsp. pseudonarcissus, población de Orduña por Juan Carlos Muñoz

Juan Carlos Muñoz, prestigioso fotógrafo, estuvo el 17 de marzo de 2017 fotografiando una bonita población de Narcissus pseudonarcissus subsp. pseudonarcissus que descubrí hace unos años en el municipio de Orduña. 
Me ha enviado esta fotografías y me ha dado permiso para su publicación en mi blog.

20 de marzo de 2017

Daboecia cantabrica


Daboecia cantabrica es una especie de la Familia Ericaceae propia de los argomales y brezales sobre suelos ácidos. Tomé esta fotografía el 17 de agosto de 2009.

17 de marzo de 2017

La apicultura, sus problemas y los polinizadores silvestres

Kasie Raymann, Zack Shaffer y Nancy A. Moran el 14 de marzo de 2017 en la revista PlosONE publicaron el artículo "Antibiotic exposure perturbs the gut microbiota and elevates mortality in honeybees", que podemos traducir como "la exposición a antibióticos perturba la flora intestinal y eleva la mortalidad de las abejas domésticas". Su resumen traducido queda así: "Los microbios intestinales juegan un papel crucial en la salud animal, y los cambios en la estructura de la comunidad microbiana del intestino pueden tener impactos perjudiciales en los huéspedes. Estudios en animales y humanos sugieren que los tratamientos antibióticos perturban enormemente la comunidad intestinal nativa, facilitando así la proliferación de patógenos. De hecho, las infecciones persistentes después del tratamiento antibiótico son un problema médico importante. En la apicultura, los antibióticos se utilizan con frecuencia para prevenir las infecciones bacterianas de las larvas de las abejas, pero su impacto en la disbiosis (desequilibrio en los microbios intestinales) inducida por los antibióticos en las abejas y en la susceptibilidad a la enfermedad no ha sido completamente dilucidado. Aquí, evaluamos los efectos de la exposición a los antibióticos en el tamaño y la composición de las comunidades de abejas domésticas. Se monitorizó la supervivencia de las abejas después del tratamiento con antibióticos para determinar si la disbiosis de la flora intestinal afecta a la salud de la abeja, y se realizaron experimentos para determinar si la exposición a los antibióticos aumenta la susceptibilidad a la infección por patógenos oportunistas. Nuestros resultados muestran que el tratamiento con antibióticos puede tener efectos persistentes tanto en el tamaño como en la composición del microbioma del intestino de la abeja. La exposición a antibióticos produjo una disminución de la supervivencia, tanto en la colmena como en experimentos de laboratorio en los que las abejas fueron expuestas a patógenos bacterianos oportunistas. En conjunto, estos resultados sugieren que la disbiosis resultante de la exposición a los antibióticos afecta a la salud de las abejas, en parte debido a que inducen una mayor susceptibilidad a patógenos oportunistas ubicuos. No sólo nuestros resultados ponen de relieve la importancia del microbioma intestinal en la salud de las abejas domésticas, sino que también proporcionan información sobre cómo el tratamiento con antibióticos afecta a las comunidades microbianas y a la salud del huésped". En la fotografía, una abeja doméstica (Apis mellifera) cerca de Lendoño de Arriba, municipio de Orduña (Bizkaia) el 3 de abril de 2008.
Según los autores de dicho artículo, "existe una creciente evidencia de la importancia de los microbios intestinales en la salud animal. A diferencia de la mayoría del resto de insectos, las abejas poseen una importante comunidad microbiana, que se adquiere a través del contacto social, y varios resultados han sugerido que estos microbios juegan un papel importante en la salud de las abejas. Los antibióticos, que pueden perturbar gravemente las comunidades microbianas intestinales, se utilizan comúnmente en la apicultura en varios países. Sin embargo, se desconoce cómo el tratamiento con antibióticos afecta a las comunidades microbianas intestinales de las abejas. En este estudio se evaluaron los efectos del tratamiento con antibióticos sobre el tamaño y la composición del microbioma del intestino y sobre la salud de las abejas domésticas. Se encontró que la exposición a los antibióticos altera significativamente la estructura de la comunidad microbiana del intestino de las abejas y conduce a una disminución de la supervivencia de las abejas en la colmena, probablemente debido al aumento de la susceptibilidad a la infección por patógenos oportunistas".
En la Naturaleza existen polinizadores silvestres como los abejorros (Bombus spp.), las abejas silvestres, las mariposas, otros animales invertebrados y numerosas especies de vertebrados. Las abejas domésticas no solo son innecesarias en los ecosistemas, sino que suponen un riesgo para las especies silvestres. El 20 de febrero de 2014 en la revista Nature los autores M. A. Fürst, D. P. McMahon, J. L. Osborne, R. J. Paxton y M. J. F. Brown publicaron el artículo "Disease associations between honeybees and bumblebees as a threat to wild pollinators". En dicho artículo se concluye que "Las enfermedades infecciosas emergentes suponen un riesgo para el bienestar humano, tanto directa como indirectamente, al afectar al ganado y a la fauna, que proporcionan valiosos recursos y servicios a los ecosistemas, como la polinización de los cultivos. Las abejas domésticas sufren de una variedad de patógenos emergentes y exóticos de alto impacto, y el mantenimiento de sus colmenas requiere de una gestión activa por parte de los apicultores para controlarlos. Polinizadores silvestres como los abejorros están en declive global, en parte por los patógenos introducidos por la apicultura, como son el virus del ala deformada y el parásito exótico Nosema ceranae". En la fotografía superior, una abeja silvestre libando en una flor de Catananche caerulea cerca de Lendoño de Arriba, municipio de Orduña (Bizkaia) el 3 de junio de 2016.
Vídeo de esa misma abeja silvestre.
Vídeo de unos abejorros libando en una flor de Cirsium eriophorum en el monte Pastorekorta, municipio de Arrigorriaga (Bizkaia).

15 de marzo de 2017

Cystopteris fragilis subsp. fragilis

Cystopteris fragilis subsp. fragilis vive en fisuras y al pie de cantiles calizos sombríos de las montañas del País Vasco. Los autores del "Catálogo florístico de Álava, Vizcaya y Guipúzcoa" la citaron de Orduña, VN9362, 980 m, y monte Eskutxi, VN8965. 900 m. Hice esta fotografía en el portillo de Goldetxo, municipio de Orduña (Bizkaia) el 10 de junio de 2009.

14 de marzo de 2017

Cruciata glabra subsp. glabra

Cruciata glabra subsp. glabra es común en pastizales, prados, landas y claros de bosques frescos. Los autores del "Catálogo florístico de Álava, Vizcaya y Guipúzcoa" la citaron de Orduña, Iturrigorri, VN9463, 800 m.

13 de marzo de 2017

Cynodon dactylon

Cynodon dactylon es una gramínea invasora de bordes de carretera, cultivos y descampados. Los autores del "Catálogo florístico de Álava, Vizcaya y Guipúzcoa" la citaron de Orduña, VN9959, 270 m e Izoria (Ayala), VN9767, 400 m. Tomé esta fotografía en Larrinzar, municipio de Orduña (Bizkaia) el 4 de septiembre de 2016.

11 de marzo de 2017

Conium maculatum

Conium maculatum habita en suelos húmedos y removidos en bordes de huertos, orillas de ríos y cunetas. Los autores del "Atlas de la flora vascular silvestre de Burgos" la citaron de Mijala, Junta de Villalba de Losa (Burgos), VN9355, 680 m y el pueblo de Villalba de Losa, VN9253, 660 m.
Son característicos sus tallos manchados de púrpura. Todas las partes de la cicuta son altamente venenosas por su contenido en alcaloides que producen parálisis progresiva de los músculos, enfriamiento de las extremidades, vértigos, midriasis y convulsiones. Los casos de intoxicación requieren hospitalización urgente. Platón escribió que este fue el veneno oficial utilizado en la antigua Atenas en la ejecución de Sócrates. Tomé estas fotografías un 9 de junio.

10 de marzo de 2017

Colchicum lusitanum

Colchicum lusitanum florece entre finales de agosto y noviembre en suelos profundos y húmedos: alisedas, veredas frescas junto a ríos, prados y depresiones húmedas en fondos de valle. Los autores del "Catálogo florístico de Álava, Vizcaya y Guipúzcoa" la citaron de Izoria, VN9869, 200 m .

9 de marzo de 2017

Capsella bursa-pastoris

Capsella bursa-pastoris es una planta ruderal y nitrófila, común en huertas, escombreras y basureros. Tomé esta fotografía en las afueras de la ciudad de Orduña (Bizkaia) el 6 de marzo de 2017.

6 de marzo de 2017

En Orduña hace 28 años

El 30 de octubre de 1988 sobre el encinar de Tertanga, con mis amigos Serafín Alarcón, Juan Carlos Lorenzo, José Antonio González Oreja, Roberto González Luis y Aitor Vellella. Ya íbamos a ver animales a Sierra Sálvada desde el año 1985, con 15 años recién cumplidos. El tren de Bilbao a Orduña nos permitía llegar hasta allí fácilmente.

5 de marzo de 2017

Draba dedeana

Draba dedeana es escasa en crestas y fisuras de cantiles, casi siempre calizos. Endemismo de las montañas del norte de la península Ibérica. En el "Catálogo florístico de Álava, Vizcaya y Guipúzcoa" la citaron de Orduña, VN9559, 1.000 m.

Cymbalaria muralis subsp. muralis

Cymbalaria muralis subsp. muralis es muy frecuente en viejas tapias en ambientes frescos. Hice esta fotografía el 2 de mayo de 2005.

Crepis paludosa

Crepis paludosa es rara en lugares manantíos en ambiente nemoral: alisedas, bosques mixtos y hayedos. Los autores del "Catálogo florístico de Álava, Vizcaya y Guipúzcoa" lo herborizaron en Madaria, VN9466, 300 m. Hice esta fotografía cerca de la fuente de Gualdetxu, municipio de Orduña (Bizkaia) el 10 de julio de 2015.

Crepis lampsanoides

Crepis lampsanoides vive en lugares sombreados con suelo fresco y mullido: repisas y megaforbios al pie de cantiles calizos, pero también en algunos bosques mixtos y hayedos. Los autores del "Catálogo florístico de Álava, Vizcaya y Guipúzcoa" lo  herborizaron en Orduña, VN9361, 900 m y monte Eskutxi, VN8865. Tomé esta fotografía junto a la fuente de Gualdetxu, municipio de Orduña (Bizkaia) el 24 de junio de 2015.

Cornus sanguinea subsp. sanguinea

El cornejo (Cornus sanguinea subsp. sanguinea), zuhandorra en euskera, es un arbusto muy común en las orlas de todo tipo de bosques frascos y setos. Los autores del "Catálogo florístico de Álava, Vizcaya y Guipúzcoa" lo herborizaron en Orduña, VN9262, 500 m. Hice esta fotografía en la ribera río Nervión a su paso junto a la ciudad de Orduña (Bizkaia) el 14 de mayo de 2015.

Carex divulsa subsp. divulsa

Carex divulsa subsp. divulsa es común en claros, márgenes forestales, setos, bordes de prado y cunetas húmedas de la vertiente cantábrica del País Vasco y escasa en la mediterránea. Tomé esta fotografía en la charca de Bigandi, municipio de Amurrio (Álava) el 29 de mayo de 2015.

Centaurea cephalariifolia

Centaurea cephalariifolia habita en márgenes de cultivos, ribazos, taludes y cunetas con suelo lo suficientemente profundo para retener cierta humedad. Hice esta fotografía en una cuneta con esas características cerca de Llorengoz, Junta del Valle de Losa, Burgos el 7 de septiembre de 2015.

Centaurea calcitrapa

Centaurea calcitrapa vive en ambientes secos y ricos en nitrógeno: cunetas, descampados, bordes de vías de comunicación, lugares frecuentados por el ganado y escombreras. Los autores del "Catálogo florístico de Álava, Vizcaya y Guipúzcoa" la herborizaron en Orduña, VN9760, 400 m. Tomé esta fotografía cerca de La Antigua, municipio de Orduña (Bizkaia) el 13 de julio de 2016.

4 de marzo de 2017

Chrysosplenium oppositifolium

Chrysosplenium oppositifolium vive en ambientes sombríos con humedad atmosférica y edáfica permanente: orillas de arroyos y manantiales, seno de bosques y oquedades sombrías y rezumantes. Los autores del "Atlas de la flora vascular silvestre de Burgos" la citaron de Monte Santiago, municipio de Berberana (Burgos): WN0054, 850 m y VN9954, 860 m. Tomé esta fotografía el 9 de febrero de 2007.

3 de marzo de 2017

Carlina acaulis subsp. caulescens, su distribución en Sierra Sálvada

Localicé con GPS 284 flores de Carlina acaulis subsp. caulescens en 5 cuadrículas UTM 1x1 km entre 720 y 920 m de altitud, según escribí en "Nuevas citas de flora amenazada y rara en Sierra Salvada, II", publicado en el año 2010 en el número 23 de la revista Estudios del Museo de Ciencias de Álava. En las laderas orientadas al Norte de los montes Eskutxi y Aro parece bastante común. 
Los Nudos, VN8966 y VN9066, 720-765 m, 26 localizaciones que suman 52 flores en una superficie de 170x70 m en afloramientos de rocas calizas en el lastonar de la ladera, 22/8/2009.
Pico del Aro, VN8865 y VN8965, 750-835 m, 33 localizaciones que suman 82 flores en una superficie de 210x140 m, 9 localizaciones que suman 18 flores en una superficie de 40x35 m, y 7 localizaciones que suman 10 flores en una superficie de 70x30 m, todas en afloramientos de rocas calizas en el lastonar de la ladera, 9/9/2009. 
Pico del Aro, VN8864, 855-920 m, 38 localizaciones que suman 122 flores en una superficie de 110x65 m en afloramientos de rocas calizas en el lastonar de la ladera, 1/9/2009.

28 de febrero de 2017

Corzo, su expansión natural

El Corzo (Capreolus capreolus) a mediados del siglo XX estaba extinto en Euskadi, posiblemente debido a la caza. Si bien es cierto que las diputaciones forales introdujeron en algunas zonas de Bizkaia y Gipuzkoa ejemplares traídos del departamento francés de las Landas, es probable que el resultado final habría sido el mismo: la total ocupación del territorio vasco. Tomé estas fotografías en Orduña (Bizkaia) el 13 de febrero de 2017, donde al igual que en el resto del País Vasco, muchas personas guardan en la memoria el momento en el que vieron un corzo por primera vez. 
Sin embargo, en los pueblos es habitual escuchar comentarios que culpan a las diputaciones de la presencia del corzo, que provoca daños en plantaciones forestales, árboles frutales y viñedos, que se indemnizan, y accidentes en las carreteras, que corren a cargo del accidentado con la actual legislación. 
El hábitat que ha encontrado en el País Vasco le resulta muy favorable: un mosaico de plantaciones forestales donde se refugia y prados de siega y pastos donde se alimenta.
La práctica ausencia del lobo (Canis lupus), su principal predador natural, también le beneficia. A pesar de la caza que soporta, legal y furtiva, su expansión natural no ha tenido freno.
Distribución del Corzo en España en el año 1969.
Según este mapa de 1969, había corzos en los Montes de Vitoria en muy baja densidad.
Distribución del Corzo en Euskadi según el libro "Atlas de los Vertebrados Continentales de Álava, Vizcaya y Guipúzcoa", publicado en el año 1985, donde se puede leer: "en la Comunidad Autónoma Vasca desapareció de su territorio en el siglo pasado (XIX). En la actualidad (1985), se encuentra localizado en la parte más occidental de Álava y Vizcaya en áreas limítrofes con Cantabria y Burgos. En la zona oriental de Guipúzcoa se ha localizado la aparición de esta especie de forma esporádica, procedentes, sin duda, de las poblaciones de que se asientan en área próximas en Navarra. No existe, sin embargo la certeza de su presencia continuada en Guipúzcoa." En el libro "Vertebrados continentales. Situación actual en la Comunidad Autónoma del País Vasco", publicado en el año 1998, Iñigo Mendiola escribió que "en Araba, se encuentran poblaciones estables de corzo en Sierra Salvada, Ayala, Sierra Badaya, Gibijo, Arkamo-Arreo, Salinas de Añana y la Sierra de Arcena-Bóveda-Valdegobía. En Bizkaia, se encuentran poblaciones estables en Karrantza y en las Encartaciones. En Gipuzkoa, se observa un proceso de colonización de la franja oriental por parte de ejemplares provenientes de las poblaciones navarras. En en este momento, son frecuentes los datos de presencia en dicha franja, especialmente en la zona de Aralar, habiéndose confirmado el éxito de la reintroducción de la especie en Pagoeta, Aia."
Distribución del Corzo en España según el libro"Atlas y Libro Rojo de los Mamíferos Terrestres de España", publicado en el año 2007.
Según dicho mapa, aún había amplias zonas de Euskadi donde estaba ausente. En los 10 años que han pasado desde la publicación del citado libro, es probable que el corzo se haya expandido hasta la totalidad del territorio y en la actualidad podamos completar con círculos azules el conjunto de las cuadrículas UTM 10x10 km correspodientes a la comunidad autónoma del País Vasco.